Facebook Twitter Google Plus
La transparencia te hace vulnerable, pero también genera adhesión

Sean honestos con los aficionados, socios y accionistas

Escrito por Manu Gimeno

Viernes, 28 Julio 2017 18:07
Facebook Twitter 11
La reunión de Marcelino con Peter Lim en Singapur.

Veo lógico y normal que los actuales dirigentes valencianistas necesiten dos o tres años para que el proyecto que tenían en mente desarrollar arranque con normalidad. El Valencia CF de hoy en día es la resaca que queda en el mar tras esa tormenta que llegó en forma de décadas de derroche y excesos de los ex presidentes chés.

Hace tres años volvieron a hacer sentir de nuevo al valencianista de a pie que eran los nuevos ricos del mundo y se volvieron a equivocar. No voy a entrar si la de Meriton era o no la mejor oferta (eso se lo dejo a otros), lo que parece claro es que Lim no es un Abramovich (Chelsea) o un Mansour Al Nahyan (City) al uso, ni que Meriton es Qatar Sports Investments (propietaria del PSG). Aunque nos lo hicieran creer.

La deuda de Peter Lim

Peter Lim tiene que hacer frente a una deuda contraída en la compra del club (es un yugo importantísimo) y por eso tras la inversión el primer año, se ha dedicado a cuadrar balances y presupuestos los otros dos años en el club. Su problema y el del Valencia sigue siendo lo poco comunicativo que llega a ser la sociedad y eso con el carácter valenciano es difícil de digerir.

Miren veo en Mateo Alemany un hombre que con fuerza y con talento para hacer un proyecto grande, lo digo en serio, pero debió hablar con sinceridad desde el primer minuto que llegó a Mestalla. Cometió el mismo fallo que sus antecesores, no hablar claro. Y dudo mucho que no le naciera hacerlo, pero quizás es un mensaje inducido desde Singapur. Todos sabíamos que iba a encontrar las mismas trabas (contra su voluntad) que otros dirigentes chés anteriores también tuvieron: intentar vender jugadores que por sus salarios y sus rendimientos deportivos están fuera de mercado y traer futbolistas cedidos o subir a canteranos sin coste alguno.

Por supuesto que Mateo quiere hacer, junto a Vicente Rodríguez y Alesanco, un proyecto sólido y duradero, pero en su mano estaba el haber lanzado un mensaje acorde a la realidad y hacerlo nada más llegar. Hubiera bastado al final de la Liga pasada decir un "necesitamos tres años para hacer un proyecto fuerte y ahora vamos a intentar salir del paso con lo que tenemos", pero no lo hizo y encima se atrevió a decir que "El Valencia no necesita vender futbolistas" y lo de "tranquilos que traeremos buenos futbolistas". Pues eso mismo lo dijeron Suso García Pitarch o Nuno Espirito Santo y acabaron mal.

Con la verdad por delante

Sigo pensando que, a la afición, pero sobre todo al socio y al accionista, hay que decirle la verdad porque más comprensivos que ellos no hay en este mundo valencianista. Ya son muchos años sufriendo los mismos problemas y son comprensivos. Ellos son los que, pase lo que pase, se sacan el abono sin rechistar, ellos animarán al equipo esté quién esté sobre el campo porque en definitiva lo que realmente quieren es que se defienda el escudo por encima de todas las cosas.

Ellos son los que no protestan, aunque se (mal)vendan cuatro porteros por nueve millones de euros, los que no se quejan, aunque vean semana a semana como desfilan todos los futbolistas que la Secretaría Técnica seguían o tenían en cartera y firman por los equipos rivales. Ellos son felices con sólo hablarles claro y cuando se les dice la verdad, no lo olviden nunca. Si le pudiera dar un consejo a Peter Lim y que éste aceptara de buen grado, le diría que, pese a que la transparencia y la honestidad te hace más vulnerable, también hacen que tu gente, tus aficionados y tus trabajadores sean mucho más comprensivos contigo. Crea adhesión.

CLICK PARA COMENTAR

Los 3 más

Sin contar a madridistas y culés, estos tienen mejor puntería
El Desmarque