Facebook Twitter Google Plus
Hoy en día casi cualquier deporte está al alcance de todos

La democratización del golf

Escrito por Juan A. Pardo

Miércoles, 15 Febrero 2017 20:59
Facebook Twitter 11
Cerca de Valencia hay buenos sitios para practicar el golf, como el Parador Nacional de El Saler.

Hubo un tiempo en el que algunos deportes eran considerados elitistas, caros o inalcanzables para la mayoría de los mortales. El golf, la náutica o el esquí estaban reservados únicamente para quienes disponían de dos bienes muy escasos, tiempo y dinero. Sin embargo, afortunadamente, hemos asistido en los últimos años a una democratización del deporte en nuestra sociedad.

Amante del deporte en general que es uno, he tenido la suerte de probar estas tres disciplinas. Y no hubiera sido capaz de hacerlo de no ser cierta la reflexión que protagoniza estas líneas. Mi aproximación a la náutica fue tímida, en algún tiempo de ocio y acompañado de algún amigo con embarcación propia. Con el tiempo, y picado por la curiosidad de ver a algunos compañeros de trabajo hacer vela, me acerqué a la Escuela Municipal de Vela en la Marina de Valencia y descubrí que por unos módicos 15 euros puedes disfrutar de 2 horas de navegación a vela en una pequeña y manejable embarcación. No me negaréis que, con el maravilloso clima que tenemos en Valencia durante 10 meses al año, no es una oportunidad única para acercarse a este deporte.

El esquí

Mis inicios con el esquí fueron un poco más traumáticos. Un amigo me engañó convenciéndome de lo fácil que era deslizarse bajando montañas nevadas sobre unas largas tablas y, una vez más, fui víctima de mi ímpetu. Toda una jornada me costó bajar desde el punto más alto donde me dejó el telecabina en Sierra Nevada hasta el ansiado aparcamiento donde estaba estacionado mi coche. Dos días fue el tiempo que necesité para volver a moverme con naturalidad y sin dolor en mi cuerpo magullado. Por suerte, no cejé en mi empeño y el gusanillo ya había surtido su efecto. Más de 15 años después, intento escaparme todos los años algunos días para disfrutar de la naturaleza, los siempre recomendables placeres de la gastronomía de las zonas donde las bajas temperaturas reaccionan en nuestro cuerpo demandando calorías y de unas cuantas bajadas –ya en vertical, cosas de la práctica-.

El golf, una inquietud que viene de lejos

Siempre dije que el golf ocuparía un puesto tardío en mis inquietudes deportivas. Uno piensa que un deporte de esas características es para gente mayor, jubilada o con poca capacidad física. No podía estar más equivocado. Tras tirar unas bolas con mi tío Jorge, que es un apasionado del golf y además su labor profesional gira en torno a este deporte, descubrí que muscularmente es mucho más exigente de lo que se puede imaginar, y la belleza embaucadora del verde de los campos de golf.

Clases particulares

Después de varios años valorando si iniciarme en este deporte, he comenzado a buscar clases. Tenía miedo de que el precio fuese un impedimento real para empezar. Y me he llevado una agradable sorpresa. Como en todo, hay precios para todos los bolsillos, pero por unos ajustados 60 euros al mes en un grupo de 4 personas un profesor te enseñará a dar los primeros golpes una hora todas las semanas. Hasta incluye el material necesario. Y buena parte de culpa la tiene la puesta en marcha de varios campos, muy dignos y bien equipados, en el área metropolitana de Valencia. Enfocados a un perfil de cliente lejos del elitismo de otros, que siguen abiertos y funcionando, pero que permiten que muchísima más gente puede acercarse a conocer el golf y practicar deporte en general.

Ya pasó con el tenis, con el padel y con algún que otro deporte que se calificó de pijo, caro o inaccesible al gran público. Por suerte, hoy en día casi cualquier deporte está al alcance de todos. Solo se trata de proponérselo. Querer es poder.

Juan Antonio Pardo

Comunicación FDM

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Para cargar tu nombre y correo automáticamente, accede a Facebook
0
Sus comentarios estarán supervisados por los administradores.
El Desmarque