Facebook Twitter Google Plus
El club no cree en esa figura

La (dudosa) importancia del director deportivo con Meriton

Escrito por Francisco Ortí

Martes, 28 Febrero 2017 14:28
Los directores deportivos del Valencia con Meriton

El nombramiento de José Ramón Alesanco como director deportivo del Valencia CF ha provocado todavía un mayor malestar entre el valencianismo. Aunque, en mi opinión, el nombre del nuevo director deportivo es secundario. A priori, la principal diferencia entre que el elegido hubiera sido Monchi, Fernando Gómez Colomer, Javier Subirats o cualquier otro y Alesanco es que Meriton ya ni siquiera se molesta en disimular que no tiene proyecto. Sin embargo, lo realmente importante es saber si Peter Lim confiará en ese director deportivo o será un mero florero. Los precedentes hacen pensar que hay más opciones de lo segundo que de lo primero.

Lo primero que quiero dejar claro es mi deseo de que Alesanco sea el director deportivo que provoque un punto de inflexión y cambie el funesto destino al que está abocado el Valencia CF con Meriton. Ojalá se le deje trabajar y, sobre todo, Peter Lim escuche sus opiniones. No quiero opinar sobre Alesanco como director deportivo y menos antes de que haya presentado su proyecto. Ya habrá tiempo para juzgar cuando la nueva estructura que quiere poner en marcha empiece a funcionar.

Sobran los ejemplos que demuestran que Peter Lim no cree en la figura del director deportivo, por lo que hasta que no cambie eso da igual que el cargo lo ocupe Rufete, Suso o Alesanco

Mi intención no es valorar la decisión de apostar por Alesanco, sino la dudosa importancia que tiene el director deportivo en el Valencia CF desde la llegada de Meriton. Peter Lim ha dado sobradas muestras de que no confía en esa figura. Parece más un artículo de decoración, un florero como se suele decir. No se escucha sus opiniones, ni se aprovecha su trabajo. Basta con analizar la trayectoria de Meriton en Mestalla para sacar conclusiones.

El mejor ejemplo de que para Peter Lim el director deportivo es innecesario lo vivimos durante el verano de 2015. El Valencia CF necesitaba construir un equipo para competir de nuevo en la Liga de Campeones y Rufete presentó su dimisión al comienzo del mercado como consecuencia de sus desavenencias con Nuno Espirito Santo. Peter Lim no puso a nadie en su lugar y el Valencia CF se pasó el verano al completo sin director deportivo. El puesto continuó sin dueño hasta que en enero se incorporó a Suso García Pitarch. El club se mantuvo durante medio año sin director deportivo y Peter Lim siguió fichando, lo que deja claro que no necesita esa figura para tomar sus decisiones.

Los predecesores de Alesanco en el puesto de director deportivo también personifican la poca importancia que Peter Lim otorga a esa figura. Tanto Rufete como Suso García Pitarch hicieron un trabajo que el máximo accionista no quiso aprovechar. Recientemente, Amadeo Salvo desveló los fichajes que había cerrado Rufete antes de su dimisión y que Peter Lim tiró por tierra. "Se plantearon una serie de jugadores. Se estableció una política de fichajes que se iba a desarrollar en dos fases. La fase una suponía fichar un portero, cedido si pudiera ser, porque Diego Alves estaba lesionado pero no queríamos que se viene invadido. También un central, dos centrocampistas, un seis y ocho; y un banda que pudiera jugar por ambos costados. Ninguno le gustaba a Nuno. Sólo Rulli y Augusto. Pero Peter Lim descartó a Augusto por ser demasiado mayor", explicó el expresidente.

Salvo descubrió otro episodio en el que se punteó a Rufete: "Pero si en lugar de hacer reuniones, Peter Lim acaba llamando directamente a Jorge Mendes y le pregunta qué central le gusta. Le responde que Rodrigo Caio. ¿Y que te parece si lo fichamos? No sé, a mí me gusta, le diría Mendes. Si en lugar de hacer eso, hubiera reuniones, las cosas habrían sido muy diferentes. El responsable y culpable es el dueño".

Más de lo mismo sucedió con Suso García Pitarch, quien en su despedida se definió a sí mismo como un paraguas para Meriton y criticó la política del club al asegurar que si el fuera el dueño del Vallbonense dejaría que todas las decisiones deportivas las tomara el director deportivo. Y es que durante su etapa como director deportivo tomó unas decisiones en materia de fichajes que, posteriormente, no fueron respetadas.

Sobran los ejemplos que demuestran que Peter Lim no cree en la figura del director deportivo, por lo que hasta que no cambie eso da igual que el cargo lo ocupe Rufete, Suso o Alesanco. Y, desgraciadamente, no parece que se vaya a producir un cambio en ese sentido.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque