Facebook Twitter Google Plus
Urge una revolución para la próxima temporada

Los cambios que debe haber en la plantilla del Valencia

Escrito por Francisco Ortí

Martes, 02 Mayo 2017 20:44
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Enzo Pérez y Dani Parejo no han sabido liderar al equipo.

Después de dos temporadas en el limbo, el Valencia CF está obligado a completar una transformación casi total de su plantilla de cara a la temporada 2017 - 2018. Se han producido cambios en la estructura del club, se avecina un relevo en el banquillo y falta lo más complicado: el vestuario. Para escapar de la crisis deportiva en la que se ha hundido el conjunto de Mestalla durante los dos últimos años y terminar de pasar página es necesario realizar una revolución en un vestuario que ha demostrado estar muy lejos del nivel exigible.

El Valencia CF afronta un verano clave para su futuro, un verano en el que se definirá hacia donde caminará durante los próximos años. Y es que no se admiten fallos, puesto que una nueva temporada como las dos anteriores provocaría que la mediocridad dejara de ser un accidente para convertirse en nuestro habitat natural. Por ello, las decisiones que tomen José Ramón Alesanco y Mateo Alemany durante los próximos meses estarán cargadas de responsabilidad y definirán la nueva realidad de los de Mestalla.

Los cambios en el banquillo no han tenido un efecto, por lo que no importa tanto el entrenador que dirigirá al Valencia la próxima temporada como realizar una profunda renovación en la plantilla

Desde el club se ha marcado un discurso de máxima exigencia. En esa línea se han producido cambios en los despachos y se prevé un relevo en el banquillo, donde Voro ha cumplido con lo que se le pidió y dejará su sitio a un entrenador al que se le pedirá bastante más que la salvación. Sin embargo, estas modificaciones no tendrán sentido si no se produce una profunda renovación del vestuario. Estos dos años han servido para demostrar que estos jugadores compiten cuando les apetece, sin importar el entrenador que se siente en el banquillo.

No ha funcionado un poli malo como Cesare Prandelli y tampoco un 'amigo' como Voro. No les motivó la filosofía de Pako Ayestarán ni lo que fuera que intentara Gary Neville. Los cambios en el banquillo no han tenido un efecto en los resultados, por lo que no importa tanto el nombre del entrenador que dirigirá el equipo la próxima temporada como realizar una profunda renovación en la plantilla.

Evidentemente, no es un trabajo sencillo. Primero porque hay que deshacerse de unos jugadores que se han depreciado después de haber rendido muy por debajo de su nivel y, después, por el riesgo que conlleva cambiar un elevado número de piezas de la plantilla cuando no tienes margen de error. Teniendo en cuenta este último punto, lo más recomendable es realizar el menor número de cambios posible, pero provocando el mayor impacto. Esto se traduce rápido: dar salida a los líderes del vestuario. Es decir, Diego Alves, Enzo Pérez y Dani Parejo.

La calidad de los tres está fuera de toda duda. Diego Alves ha regalado a Mestalla actuaciones memorables, los números avalan a Parejo, mientras que Enzo Pérez demostró su calidad en el Benfica, aunque de su paso por Valencia sólo se puede destacar su temperamento. Que son buenos jugadores no se discute. Del mismo modo que no se puede discutir que han fracaso como líderes del vestuario. Por personalidad y talento son los que deberían mandar en un equipo que ha demostrado una y otra vez ser caprichoso, irrespetuoso y no entender lo que se le pide a un jugador del Valencia CF.

El fracaso de los tres es evidente y una revolución no se puede considerar como tal hasta que no caen los líderes. Luego tocará acertar en los relevos, pero la salida de tres pesos pesados como Diego Alves, Enzo Pérez y Dani Parejo sería la mejor demostración de que en Valencia CF no va a seguir siendo todo igual, sino que se avecinan cambios importante. En cualquier caso, Alesanco y Alemany tienen un verano muy largo por delante.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque